jueves, 17 de marzo de 2016

Tocino de Cielo: Un postre celestial legado las monjas de los conventos.

Tocino de Cielo


Tocino de Cielo casero

El nombre de este postre hace honor a lo delicioso que resulta al paladar, muy apropiado para descubrir esta exquisitez que según nos cuentan inventaron en Jerez de la Frontera (Cádiz), como una manera de aprovechar las yemas que sobraban del uso de las claras en la elaboración del vino, estas se usaban para clarificar el vino. La primera referencia a este famoso postre es 1324 en el Convento del Espíritu Santo de Jerez de la Frontera. Para elaborar la receta solo necesitamos tres elmentos principalmente; yemas, azúcar y agua. Hoy en día el tocinillo de cielo se puede encontrar en cualquier comercio, pero os invito a prepararlo en casa de forma casera, creo que os va a sorprender. La receta de hoy ya la usé en mis comienzos del blog y como siempre he dicho tenía ganas de mejorar las fotos. La regla proviene de Las Recetas de Mamá.

Ingredientes:

12 yemas de huevo
2 huevos
500 gramos de azúcar
250 gramos de agua

Para el caramelo:

100 gramos de azúcar
Unas gotas de agua

Instrucciones:

Preparamos un almíbar con el agua y el azúcar. Llevamos al fuego y dejamos hervir durante 15 minutos  hasta conseguir un almíbar de media hebra. Retiramos del fuego y esperamos a que se temple. Por otra parte batimos las yemas con los 2 huevos, una vez templado el almíbar se va incorporando poco a poco sin dejar de batir muy suavemente, para no crear mucha espuma. La crema que obtenemos la pasamos por un colador para que no tengamos impurezas en la mezcla.

Preparamos el caramelo calentando el azúcar con unas gotas de agua  hasta que obtengamos un caramelo. Vertemos la crema en el molde o moldes pequeños y colocamos en un recipiente con agua caliente al baño María. el horno lo precalentamos a 180 grados y cocemos los tocinillos durante 40-50 minutos. Comprobamos con un palillo que esté en su punto si sale seco. Retiramos del horno y dejamos que se enfríe totalmente el frigorífico antes de desmoldar para consumir.