martes, 8 de marzo de 2016

Tigretones caseros

Tigretones caseros con paso a paso

Este post era totalmente necesario después de las Panteras rosas caseras. 


Sobre todo después de que rememorara esas tardes con mi prima Eugenia, merendando pastelitos y Cacaolat, riéndonos e intentando no manchar el impoluto comedor de mi tía Isabel (un ser tan perfecto que a mí me parecía que un día se iba a romper como la porcelana) 

Yo era más pequeña y regordeta que mi prima Eu y ella me parecía el ser más maravilloso de la tierra. Delgadísima y con la postura grácil que yo no tendría jamás. Siempre comía pastelitos de dos en dos y parecía no engordar. Yo sólo comía porquerías  (como mi madre las llamaba y las sigue llamando a pesar de que es una auténtica adicta al dulce) muy de tanto en tanto porque mi tendencia a engordar era tremenda... La misma que ahora, para qué nos vamos a engañar.

Este post, como el de las Panteras, es una receta que a mí me ha apasionado hacer y a los de casa les ha encantado probar. 
Así que para mí, panteras y tigretones son ya indispensables.


Tigretones caseros

Ingredientes para la masa de los Tigretones:

2 huevos L
100 gr azúcar
50 gr harina de almendra (o almendra en polvo muy fina)
4 cucharadas de maicena
1/2 cucharadita de levadura en polvo
1/4 cucharadita de vainilla en pasta
10 gr cacao puro en polvo sin azúcar

Preparación:

Precalentamos el horno a 170º y engrasamos el molde pincelándolo con mantequilla o aplicando un spray desmoldante.

Tamizamos la maicena, la levadura y el cacao. Reservamos.

Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que se integren.

Añadimos todos los ingredientes secos (almendra y mezcla de harina y cacao) poco a poco, batiendo a velocidad mínima.

Incorporamos la vainilla y realizamos un último batido suave.

Rellenamos los huecos de nuestro molde hasta algo menos de la mitad de su capacidad y horneamos 11 minutos a 170º aproximadamente.

Retiramos del horno y dejamos reposar en el molde dos minutos y retiramos con mucho cuidado de no romper las pequeñas planchas de bizcocho.

Relleno y cobertura:

Para rellenarlos he usado mermelada de albaricoque y nata para montar con 35,1% de materia grasa.

He montado 250 ml de nata con dos cucharadas de azúcar extra fino y 1 cucharadita de gelespessa para darle más estabilidad a la nata y conseguir que aguantara bien en los pastelitos.

Para cubrirlos he usado chocolate de cobertura 70% cacao de Torras.

Y aquí os dejo el paso a paso en imágenes una vez batida la masa de bizcocho:


Rellenamos los huecos de nuestro molde hasta la mitad aproximadamente y horneamos.
Damos un pequeño golpecito al molde sobre la encimera para eliminar las burbujas de la masa.


Retiramos con cuidado del molde y dejamos sobre un papel de horno

Ponemos un papel de horno encima 

Vamos recortando el papel de cocina para poder enrollar individualmente cada pastelito

Los enrollamos con cuidado, haciendo una ligera presión y los 
dejamos enfriar totalmente en una rejilla 


Desenrollamos el papel de cocina con delicadeza para no romper los rollitos de bizcocho


Este es el aspecto que deben tener una vez retirado el papel de horno

Desenrollamos con cuidado y ponemos una primera capa de mermelada de melocotón. 
La estiramos bien por toda la superficie del pastelito dejando una capa bien fina.

Hacemos lo mismo con la nata, la ponemos como segunda capa y alisamos bien hasta 
obtener una capa fina (si la hacemos muy gruesa, todo el pastelito desbordará y no 
será nada fácil cerrarlo)

Enrollamos todos los pastelitos con cuidado y sin hacer presión para evitar que la nata
y la mermelada desborden el pastelito (si desbordaran un poco, podríamos retirar con
una espátula pero vamos a intentar que nos quede lo más perfecto posible el acabado
para no tener luego dificultades a la hora de cubrirlos con el chocolate)
Llevamos a la nevera una hora como mínimo.

Fundimos el chocolate al microondas o al baño María hasta que esté bien fundido y procedemos
a atemperarlo. Enfriamos el chocolate poniendo el bol sobre otro bol con agua muy fría
(como si estuviera al baño María pero con agua fría) hasta que alcance una temperatura
 de unos 27º aproximadamente. Volvemos a calentar al baño María o al microondas
hasta que alcance una temperatura de 32º. 

Volteamos los pastelitos sobre el chocolate fundido y dejamos secar sobre una bandeja
cubierta con papel de horno. Llevamos a la nevera para que el chocolate solidifique.

Consejos o aclaraciones:

· He atemperado el chocolate para evitar las indeseables manchitas que le salen cuando no atempero y también para que endurezca bien. Si no tenéis termómetro y no hacéis el atemperado, esperad al menos a que el chocolate no esté recién fundido y se haya templado un poquitín.

· Como están rellenos de nata, estos tigretones necesitan nevera sí o sí. No podéis conservarlos dos días fuera de la nevera. Si quisierais una mayor durabilidad del interior, podríais recurrir al mismo relleno que usé en laspanteras rosas. Por supuesto esta afirmación cae en saco roto si los hacéis en verano o con temperaturas exteriores altas. Entonces la nevera es indispensable pongáis el relleno que pongáis porque el chocolate se derretirá.

· No os animéis rellanando mucho, lo mejor es hacer una prueba con el primer pastelito para saber el grosor de relleno que no hará desbordar el pastelito cuando lo enrolléis. Enrollad con delicadeza y sin hacer mucha presión.


La verdad es que el molde para mini pastelitos me ha solucionado mucho todo el trabajo porque es de la medida exacta del pastelito y no me obliga a cortar y a medir con el riesgo de desmigar el bizcocho.

Nada más por hoy, espero que os guste la receta y lo más importante, que la hagáis y la disfrutéis también.

Estad atentos a la tienda el lunes, estamos preparando una promoción con la gama de chocolates para repostería de Torras que os va a encantar. ¡Feliz fin de semana!

¡Animaos a comentar! (últimamente casi todos los comentarios me llegan mayoritariamente a través de las redes sociales y me encanta poder tenerlos aquí para poder releerlos cuando recuerdo las recetas)