Migliaccio, es una deliciosa tarta de origen napolitano, muy rústica y tradicional, la cual se prepara sobre todo en la época de carnaval, primavera, y en Semana Santa. Es de aspecto modesto, no es para nada despampanante. Sin embargo, no se pueden dejar engañar por las apariencias, ya que detrás de esa sencillez, hay una tarta de sémola y queso ricotta que sabe a gloria. Todos quedaran encantados.

Ingredientes
2 tazas de leche
2 tazas de agua
50 gramos de mantequilla
Cáscara de 1 limón
1 pizca de sal
200 gramos de sémola
4 huevos
300 gramos de azúcar granulada
350 gramos de ricotta
2 cucharaditas de extracto de vainilla
Azúcar en polvo para decorar

Preparación
Poner la leche, el agua, la mantequilla, la sal y la cáscara de limón en una olla y llevar a ebullición. Retirar la piel del limón y añadir la sémola sin dejar de remover. 
Cocinar la sémola durante 10 minutos sin dejar de remover. 
Si obtiene algún bulto, utilizar una batidora de inmersión para eliminarlos. Dejar que se enfríe un poco.
Mientras tanto, batir los huevos con el azúcar. 
Añadir el queso ricotta, y el extracto de vainilla, batir bien, luego agregar la sémola tibia a la mezcla y batir para combinar.
Verter la mezcla en un molde engrasado redondo.
Hornear en un horno precalentado a 355° durante 60 minutos. Será un poco tambaleante, como una tarta de queso
Dejar que se enfríe por completo, entonces desmoldar, y espolvorear con azúcar glas y servir.